Lecciones de vida que todos aprendimos de niños mientras veíamos "Dragon Ball Z"

Un dibujado animado puede ser mucho más que simple entretenimiento.
Publicidad

"Dragon Ball Z" es uno de los títulos más populares de la cultura pop japonesa que resulta ser uno de los más conocidos en el mundo. Creado originalmente en 1984 por Akira Toriyama, el cómic japonés fue publicado desde ese año hasta 1995. Su popularidad lo llevó a ser adaptado en varias series y películas animadas, y al llegar a la televisión de otros países se convirtió en una de las figuras más emblemáticas y representativas de la década de los noventas, volviéndose en todo un fenómeno a nivel mundial.

Su popularidad es tal que aun hoy en día se siguen vendiendo mercancía relacionada a esta franquicia japonesa alrededor del mundo, encontrándose entre los más populares sus versiones a videojuegos, y el autor se encuentra ahora trabajando en la realización de la más reciente serie, "Dragon Ball Super".

"Dragon Ball Z" se convirtió en una de las serie más queridas por los jóvenes y adultos de América Latina, pues a pesar de su sencilla premisa, mucho de su atractivo recae en sus espectaculares peleas y en el carisma de sus personajes. "Dragon Ball Z" logró convertirse en un clásico de los dibujos animados en los años 90's y marcar la infancia de muchos niños que crecieron viendo las aventuras de estos peculiares personajes a través de los años.

Pero además "Dragon Ball Z" también tenía un trasfondo más complejo a lo acostumbrado, que en muchas ocasiones ofreció muy buenas lecciones de vida a sus espectadores. La siguiente lista son algunas de ellas.

Publicidad

1. Mucho de algo bueno puede volverse malo.

Mucho de algo bueno puede volverse malo.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

Nos referimos a ti, "Dragon Ball GT". A nadie le agradas. Para cuando salió esta serie la historia original de Dragon Ball había terminado, pero el estudio encargado de animar las aventuras de Gokú en Japón quisieron seguir aprovechando su popularidad, pero esta en comparación con la de "Dragon Ball Z" palideció por completo, por lo que su emisión término al año siguiente. Recuerda, los excesos pueden terminar mal.

 

2. Trabaja duro para alcanzar tus metas.

Trabaja duro para alcanzar tus metas.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

El entrenamiento es un tema central a lo largo de la serie. Vemos a Gokú aumentar exponencialmente su poder con trabajo duro. Al contrario de superhéroes como Superman o Thor quienes nacieron con sus poderes, la fuerza de Gokú proviene de estar continuamente superando sus límites y nunca rendirse.

 

Publicidad

3. Entrena para ser lo mejor que puedas, no para ser "el mejor".

Entrena para ser lo mejor que puedas, no para ser "el mejor".
0
0 Votes

Crédito: Giphy.


Posiblemente uno de los momentos más espectaculares del show que no se centra en su protagonista es la pelea entre Ten Shin Han contra Cell. Aún al ser solo un humano (a pesar de su apariencia tríclope), Ten Shin Han no deja que el hecho de enfrentarse a un enemigo más poderoso lo desanime de entrenar. Ver cómo él logra detener a Cell en su segunda, a pesar de ser mucho más débil es una muestra de lo que hace a un verdadero héroe.

 

4. Trabajo de equipo.

Trabajo de equipo.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

Desde sus inicios la serie se enfocó en mostrar una gran diversidad de personajes. El incidente inicial a que comenzaran las aventuras de Gokú se sucedieron cuando Bulma encontró a Gokú, y pasaron rápidamente a trabajar juntos para buscar las esferas del dragón. Por más fuerte que se ha vuelto Gokú, siempre ha necesitado ayuda en sus aventuras. Ya sea con la ayuda de Bulma, la guía del maestro Roshi, el entrenamiento de Karin o de Kaio-sama e incluso la ayuda de Mister Satan, Gokú siempre fue ejemplo de nunca ser tan orgulloso como para no pedir ayuda, y al trabajar en equipo se puede lograr mucho más. Y hablando de orgullo...

 

Publicidad