La playa rusa que en lugar de arena tiene piedras coloridas de cristal

La naturaleza ha hecho de los desperdicios algo realmente hermoso en esta playya de cristales en Rusia. ¡Es un lugar único e impresionante!
Imagen de Ramiro Vargas
Ramiro Vargas 31/01/2017 0 visitas

Rusia es un país muy conocido por el mundo por tener una enorme extensión de tierra, contar con algunos de los lugares habitados con las temperaturas más bajas del planeta y también es conocido en todo el mundo por los gimnastas de alto rendimiento, y el vodka, por supuesto. Pero algo que seguramente muchas personas desconocían es que, en una de las bahías de este enorme país la naturaleza ha transformado algunos viejos desperdicios tirados por el ser humano en una atracción peculiar con una belleza única y curiosa.

La bahía de Ussuri, la cual se encuentra cerca de Vladivostok, era anteriormente un vertedero de botellas de vidrio y porcelana, pero gracias al poder de la madre naturaleza la playa se ha transformado en una de las más bonitas que podrías ver jamás.

Y es que todos los años, las olas del Pacífico norte han ido lavando constantemente las botellas rotas de vino, cerveza y vodka, hasta convertirlas en millones de "piedrecitas" lisas y de gran variedad de colores, transformándola de un lugar no visitable a una curiosa atracción turística.

En esta galería te mostramos algunas geniales fotografías de esta "Playa de Cristal", la cual se ha vuelto un lugar popular tanto para los turistas como para los habitantes de la zona.

1. Una playa peculiar.

Una playa peculiar.

Crédito: Bored Panda.

Esta es la Playa de Cristal Rusa de la bahía Ussuri.

2. Una primera vista engañosa.

Una primera vista engañosa.

Crédito: Upsocl.

Este lugar se encuentra cerca de Vladivostok, y era un vertedero de botellas de cerveza y vodka.

3. Antiguo peligro.

Antiguo peligro.

Crédito: Cultura Inquieta.

El lugar anteriormente era considerado un peligro para los visitantes.

4. Curiosa erosión.

Curiosa erosión.

Crédito: Daily Mail.

Pero con el pasar de las décadas la solas erosionaron los pedazos de vidrio convirtiéndolos en coloridas piedras.