Lecciones de vida que todos aprendimos de niños mientras veíamos "Dragon Ball Z"

Publicidad

"Dragon Ball Z" es uno de los títulos más populares de la cultura pop japonesa que resulta ser uno de los más conocidos en el mundo. Creado originalmente en 1984 por Akira Toriyama, el cómic japonés fue publicado desde ese año hasta 1995. Su popularidad lo llevó a ser adaptado en varias series y películas animadas, y al llegar a la televisión de otros países se convirtió en una de las figuras más emblemáticas y representativas de la década de los noventas, volviéndose en todo un fenómeno a nivel mundial.

Su popularidad es tal que aun hoy en día se siguen vendiendo mercancía relacionada a esta franquicia japonesa alrededor del mundo, encontrándose entre los más populares sus versiones a videojuegos, y el autor se encuentra ahora trabajando en la realización de la más reciente serie, "Dragon Ball Super".

"Dragon Ball Z" se convirtió en una de las serie más queridas por los jóvenes y adultos de América Latina, pues a pesar de su sencilla premisa, mucho de su atractivo recae en sus espectaculares peleas y en el carisma de sus personajes. "Dragon Ball Z" logró convertirse en un clásico de los dibujos animados en los años 90's y marcar la infancia de muchos niños que crecieron viendo las aventuras de estos peculiares personajes a través de los años.

Pero además "Dragon Ball Z" también tenía un trasfondo más complejo a lo acostumbrado, que en muchas ocasiones ofreció muy buenas lecciones de vida a sus espectadores. La siguiente lista son algunas de ellas.

Publicidad

1. Mucho de algo bueno puede volverse malo.

Mucho de algo bueno puede volverse malo.

Crédito: Giphy.

Nos referimos a ti, "Dragon Ball GT". A nadie le agradas. Para cuando salió esta serie la historia original de Dragon Ball había terminado, pero el estudio encargado de animar las aventuras de Gokú en Japón quisieron seguir aprovechando su popularidad, pero esta en comparación con la de "Dragon Ball Z" palideció por completo, por lo que su emisión término al año siguiente. Recuerda, los excesos pueden terminar mal.

 

2. Trabaja duro para alcanzar tus metas.

Trabaja duro para alcanzar tus metas.

Crédito: Giphy.

El entrenamiento es un tema central a lo largo de la serie. Vemos a Gokú aumentar exponencialmente su poder con trabajo duro. Al contrario de superhéroes como Superman o Thor quienes nacieron con sus poderes, la fuerza de Gokú proviene de estar continuamente superando sus límites y nunca rendirse.

 

3. Entrena para ser lo mejor que puedas, no para ser "el mejor".

Entrena para ser lo mejor que puedas, no para ser "el mejor".

Crédito: Giphy.


Posiblemente uno de los momentos más espectaculares del show que no se centra en su protagonista es la pelea entre Ten Shin Han contra Cell. Aún al ser solo un humano (a pesar de su apariencia tríclope), Ten Shin Han no deja que el hecho de enfrentarse a un enemigo más poderoso lo desanime de entrenar. Ver cómo él logra detener a Cell en su segunda, a pesar de ser mucho más débil es una muestra de lo que hace a un verdadero héroe.

 

4. Trabajo de equipo.

Trabajo de equipo.

Crédito: Giphy.

Desde sus inicios la serie se enfocó en mostrar una gran diversidad de personajes. El incidente inicial a que comenzaran las aventuras de Gokú se sucedieron cuando Bulma encontró a Gokú, y pasaron rápidamente a trabajar juntos para buscar las esferas del dragón. Por más fuerte que se ha vuelto Gokú, siempre ha necesitado ayuda en sus aventuras. Ya sea con la ayuda de Bulma, la guía del maestro Roshi, el entrenamiento de Karin o de Kaio-sama e incluso la ayuda de Mister Satan, Gokú siempre fue ejemplo de nunca ser tan orgulloso como para no pedir ayuda, y al trabajar en equipo se puede lograr mucho más. Y hablando de orgullo...

 

5. Mantente humilde.

Mantente humilde.

Crédito: Giphy.

Ah, Vegeta, el príncipe de los Saiyajins. Una expresión que bien podría describirlo es "El orgullo va antes de la caída". El engreimiento de Vegeta siempre lo metió en problemas. La Androide 18 le rompió el brazo y fue aplastado y humillado por Cell en su forma final gracias a esto.

 

6. Te esfuerzas más al pelear por otros.

Te esfuerzas más al pelear por otros.

Crédito: Giphy.

Una gran diferencia entre Gokú y Vegeta es que Gokú siempre peleaba para proteger a sus amigos y seres queridos, mientras que Vegeta peleaba para mantener su orgullo. Cuando peleas para ayudar a otros, estas muchos más motivado en esforzarte. Esto explica las situaciones en que varias madres y otras personas han levantado carros para salvar la vida de alguien. Seguramente lo más cercano a un Super Saiya en la vida real que se pueda ver.

 

7. No obligues a tus hijos a seguir tus sueños.

No obligues a tus hijos a seguir tus sueños.

Crédito: Giphy.

Milk quería que Gohan fuera un gran matemático o científico. Gohan siempre fue un prodigio para las peleas y quería seguir los pasos de su padre. Los padres siempre tratan de ver lo mejor para sus hijos, pero obligarlos a hacer algo para lo cual no tienen pasión es una forma segura de crear un resentimiento al crecer. Debes saber cuando forzar cierta educación, pero permitirles que sean ellos mismos y solamente guiarlos, no obligarlos.

 

8. Conoce tus límites.

Conoce tus límites.

Crédito: Giphy.

Para superar tus límites primero tienes que entenderlos. Admitir tus fallas. Eso está bien; nadie es perfecto. Al reconocer tus fallas puedes gradualmente irlas superando. Gokú siempre entrenaba para mejorar día a día. Si piensas en comenzar a ejercitarte, empieza en un nivel con el que te sientas cómodo, nunca trates de excederlo para impresionar a las personas que te rodean. El pobre de Yamcha trató una vez emparejarse con Vegeta en la cámara de gravedad y estuvo a punto de morir. Nunca seas Yamcha.

 

9. La violencia debe ser tu último recurso.

La violencia debe ser tu último recurso.

Crédito: Giphy.

Gokú disfruta pelear solo como un deporte. Nunca disfrutaba de hacerle daño a los demás. Siempre daba una oportunidad de disculparse y retirarse a sus adversarios antes y después de una pelea.

 

10. Perdona.

Perdona.

Crédito: Giphy.

Gokú siempre trataba de ver lo mejor en sus adversarios. De hecho muchos de sus amigos comenzaron siendo enemigos y rivales. Yamcha era un astuto bandido del desierto, Krilin era un rival orgulloso, Ten Shin Han un guerrero de una escuela rival, Piccolo trató de matar a Gokú y todos sus amigos y Vegeta estuvo presente cuando Nappa mató a la mitad de sus compañeros. Pero a pesar de eso Gokú los perdonó y ellos probaron ser una invaluable ayuda en peleas futuras. Nada puedes ganar si mantienes un resentimiento, pero potencialmente puedes ganar mucho al abrir tu corazón y aprender a perdonar.

 

11. Nunca es tarde para hacer lo correcto.

Nunca es tarde para hacer lo correcto.

Crédito: Giphy.

Una cosa es perdonar a los demás, pero es completamente distinto a perdonarte a ti mismo. Puede volverse difícil no tener una mala impresión de ti mismo si has tenido errores y hecho malas decisiones. Pero no te defines exclusivamente por tu pasado. Vegeta tuvo dificultades para dejar su pasado atrás por toda la destrucción y muerte de la que era responsable, y fue manipulado por el mago Babidi para influenciarlo y ponerlo a pelear de su lado, pero a pesar de ello decidió sacrificarse para tratar de salvar a su hijo y a sus amigos.

 

12. Descansa cuando es necesario.

Descansa cuando es necesario.

Crédito: Giphy.

Durante la saga de Cell, Gokú y Gohan salieron de la cámara del tiempo tras haber estado entrenando lo equivalente a un año. Pero en vez de seguir entrenando, Gokú decidió descansar los días siguientes antes del torneo de las artes marciales de Cell. Desde su situación cualquier entrenamiento adicional lo pudo haber desgastado y hacerle más daño que bien. Esto fácilmente es aplicable a cualquier situación cotidiana. Todos conocemos a un workaholico, o posiblemente eres uno de ellos. Enfoca demasiada energía a algo sin descanso y te terminarás desgastando rápidamente. Siempre es bueno darse un respiro y recargar baterías para regresar a tus actividades con una perspectiva nueva y fresca.

 

13. Siempre es bueno ser diferente.

Siempre es bueno ser diferente.

Crédito: Giphy.

Todos tenemos nuestros defectos, virtudes y características individuales. Nuestras diferencias es lo que nos vuelven únicos de los demás. El conjunto de personajes en la serie era muy diverso y colorido. Desde gatos voladores parlantes y cerditos cambiaformas, hasta un niño-mono que se transformaba en un enorme simio destructor al ver la luna llena, este y todo tipo de personajes extraños fue lo que volvieron a Dragon Ball único. En las escuelas siempre encontraremos diferente tipo de personas, ya sean deportistas, geeks, los fiesteros, artistas, los estudiosos y más conviven juntos. Ser diferente está bien y tener amigos distintos a ti también lo es. Te da una perspectiva más amplia del mundo que te rodea.

 

14. Los actos de heroísmo vienen en todos los tamaños.

Los actos de heroísmo vienen en todos los tamaños.

Crédito: Giphy.

Salvar al mundo de la tiranía espacial no es el único tipo de heroísmo que existe. Mister satan es uno de los personajes más cobardes de toda la serie, y a pesar de ello es el responsable de salvar a la tierra en dos ocasiones distintas. Habló con los habitantes de la tierra como su héroe y los convenció de dar su energía para crear la Genkidama que destruyó a Buu. En la vida real no tienes que ser aquella persona que rescatar gente de edificios en llamas. Hacer donaciones de sangre o dar comida a los necesitados son en sí mismos actos heroicos que seguramente aquellos en necesidad de estos sabrán apreciar. Trata de ser lo mejor que puedas ser.

 

Publicidad

¿Qué te pareció?