Películas del cine mexicano que debes ver aunque sea una vez en tu vida

Son títulos del cine mexicano que tienes que ver al menos una vez en la vida.
Imagen de mitziarlene
mitziarlene 18/05/2018 0 visitas

El cine mexicano ha pasado por muchas épocas que han sido tan buenas como malas; el cine de oro es una etapa del cine mexicano que sigue siendo de los mejores tiempos que tuvo la industria de nuestro país y que le dio a México grandes talentos e ídolos de la actuación, pero también ha pasado por momentos muy decadentes donde nada es salvable, sin embargo, con el pasar de los años y a pesar de las malas épocas, el cine mexicano ha dejado su huella con filmes que se han vuelto imprescindibles para todo cinéfilo mexicano.

No solo son películas de arte o que tocan temas muy profundos, también hay películas mexicanas imperdibles llenas de diversión que han destacado en nuestro país y en el mundo.

En esta ocasión te traemos la lista de títulos imprescindibles del cine mexicano de todos los tiempos que en definitiva tienes que ver al menos una vez en tu vida si eres mexicano y te consideras fanático del cine en general.

Estos son títulos de diversas temáticas y géneros para todos los gustos pero que también se vuelven obligatorios a la hora de recorrer la historia del cine hecho en México. Con grandes talentos de la actuación, destacados cineastas e historias que son inolvidables.

1. Amores Perros.

Crédito: YouTube.

Tres historias que se cruzan a partir de un accidente automovilístico. Tres historias de vida signadas por el dolor. Con Gael García Bernal. Nominada al Óscar como Mejor Película Extranjera. Una película fundamental del séptimo arte.

2. Macario.

Crédito: YouTube.

Un pobre campesino hace un extraño pacto con la muerte, en esta película nominada al Óscar de Roberto Gavaldón.

3. Sexo, Pudor y Lágrimas.

Crédito: YouTube.

Una cinta que combina la tragedia, la diversión y el miedo de tres parejas que sufren la cotidianidad del matrimonio.

4. Los Tres Huastecos.

Crédito: YouTube.

Los hermanos trillizos nacidos en La Huasteca, criados desde pequeños en pueblos distintos con sus respectivos padrinos, se encuentran ya en edad adulta, cada uno con su destino muy diferente definido.