"Un Príncipe de Navidad: La Boda Real": ¿Igual de mala que la primera?

"Un Príncipe de Navidad: La Boda Real" es la secuela de "Un Príncipe de Navidad", que fue un gran éxito el año pasado y no precisamente por sus buenas interpretaciones o un guión excepcional, sino todo lo contrario, por haber sido una película tan ridícula y absurdamente mala que resultó ser un rotundo éxito. En esta segunda parte vemos los preparativos de Amber para llegar al altar y convertirse en la reina de Aldovia junto a su amado príncipe, ahora rey, Richard. Sin embargo, los deberes reales abruman tanto a Amber que los obstáculos comienzan a aparecer. 

Si la primera fue mala, esta es peor, y mientras la primera parte tuvo su encanto lleno de clichés y momentos absurdos para ganarse el gusto del público, esta segunda parte parece más forzada que nada, exagerada y el doblemente de absurda. La primera tal vez fue suerte y al mundo le gustó tanto esta fórmula de Navidad, príncipes y romance, que Netflix ya la repitió con otra historia, "Intercambio de Princesas", pero con "La Boda Real", todo lo absurdo y ridículo parece hecho a propósito para que sea tan mala, que resulte buena. 

Lo cierto es que esta secuela no es mejor en ningún sentido; los personajes no evolucionan, apenas y vemos al príncipe Richard, el padre de Amber es un personaje innecesario y ridículo que lo pusieron a la fuerza y no provoca ninguna empatía, "el problema" de trasfondo es muy predecible y parece que entre Amber y Richard la química se terminó desde la primer película. 

Esta secuela de "La Boda Real", es mala en serio, y es que al querer replicar el éxito de la primera, parece que redoblaron la magnitud de ridiculez de la trama y los personajes, sin embargo, esta vez no funciona en ningún sentido y el encanto de la primer película se pierde por completo. 

Más que una continuación para la historia de Amber y Richard con una hermosa boda real (que es el título de esta secuela), vemos de todo menos la boda "tan esperada", una trama sacada de la manga con retazos de historias que ya hemos visto antes y que no le añaden nada de complejidad o emoción a la historia.

De verdad, si te gustó "Un Príncipe de Navidad", no te arruines la historia con esta secuela que no vale la pena, pues destruirá todo lo "bueno" que la primer película construyó. Si aún así quieres verla por mera curiosidad, "Un Príncipe de Navidad: La Boda Real", se encuentra disponible en Netflix a partir del 30 de noviembre.

Título: A Christmas Prince: The Royal Wedding
Año: 2018
Director: John Schultz
Reparto: Rose McIver, Ben Lamb, Alice Krige, Tahirah Sharif, Honor Kneafsey, Sarah Douglas
Género: Romance, Comedia
2.0 Calificación
nan Calificación de Usuarios
¡VOTA!

¿Qué te pareció?