Pon atención a estos 10 síntomas, pueden ayudarte a prevenir el Alzheimer.

Imagen de devarl
devarl 11/08/2016 0 visitas

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.

El Alzheimer comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con el mal pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron en forma reciente o los nombres de personas que conocen. 

Con el tiempo, los síntomas del Alzheimer empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cosas tan comunes cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o salir lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados especiales.

El Alzheimer suele comenzar después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece. El riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad. 

Ningún tratamiento puede detener la enfermedad, ya que ésta se presenta, pero hay algunas señales importantes a las que debemos atender si se presentan, para poder ayudar al cerebro a prevenir esta enfermedad que suele ser complicada y dolorosa para los familiares. 

1. Cansancio y fatiga.

Cansancio y fatiga.

Crédito: Arbor Place.

Si te das cuenta de que la persona parece cansada todo el tiempo, hay que poner atención.

2. Pérdida ocasional de memoria.

Pérdida ocasional de memoria.

Crédito: Med portal.

Se comienzan a presentar episodios de falta de memoria de las cosas más comunes.

3. Cambios de humor.

Cambios de humor.

Crédito: Potenciandote.

En las personas mayores suele ser "normal", pero hay que poner especial atención si estos cambios son muy constantes.

4. Enojado y frustrado.

Enojado y frustrado.

Crédito: Key Magdo.

Si la persona se enoja mucho o se siente frustrado, puede ser señal de que el cerebro esté presentando cambios drásticos.