Características de tus amigos amargados que podrían considerarse superpoderes

Imagen de liliana.romero
liliana.romero 11/04/2016 0 visitas

Como bien sabemos el mundo está lleno de personas distintas y cada una desarrolla una manera de ser dependiendo de la manera en la que fue educado, las cosas y las personas que lo rodeaban y su sentido del humor

Así como existen personas naturalmente alegres y muy entusiastas, también existe otro gran sector de personas naturalmente amargadas. Muchos llegan a pensar que esto se trata de una fase y que todas las personas pueden salir de ese estado de amargura con un poco de comicidad o cosquillas, pero créanme, a veces solo lo hacen ser peor.

Debemos aceptar que existen personas que disfrutan de tener el menos contacto social posible y que son mucho más felices con ellos mismos y con algunos temas e ideas que a una pequeña minoría les interesan.

No por esto quiere decir que no tienen sentimientos (aunque esto pareciera) sino que simplemente no son amantes de compartirlos con cualquier persona y en cualquier lugar, ellos los guardan para momentos y personas especiales y tienen su manera singular de demostrarlos.

Sin embargo, muchas personas no logran comprender esto y los ven como completos antisociales. A continuación te mostramos algunos de los "súper poderes" con los que estas personas podrían caracterizarse.

1. Suelen juzgarte con la mirada

Suelen juzgarte con la mirada
Todo el mundo lo hace, aunque ellos suelen no ser discretos al hacerlo

2. Pueden pasar desapercibidos en una fiesta

Pueden pasar desapercibidos en una fiesta
Y luego escucharas sus quejas de porque los invitas a una fiesta, cuando los invitas porque también se quejan de que no los invitas a fiestas

3. Y encontrar la manera de alejar a cualquiera que intente tener contacto

Y encontrar la manera de alejar a cualquiera que intente tener contacto
Un estupendo repelente para desconocidos

4. Suelen ser extremadamente serios

Suelen ser extremadamente serios
Algunos lo pueden tomar como un rasgo positivo, aunque todo depende de la situación