Este artista francés captura como la adicción a la tecnología nos "succionan" el alma.

Publicidad

La tecnología por lo general está hecha para resolver varios de nuestros problemas, aunque en ocasiones el uso que les damos a esta puede generarnos nuevas dificultades que antes no enfrentábamos. La enorme y creciente gama de aparatos electrónicos que nos permiten acceder a las redes sociales, especialmente los teléfonos móviles, han llegado a alienar nuestra relación con nuestro propio ser y el mundo físico.

El artista francés de 20 años Antoine Geiger logra evidenciar esta obsesión de una manera tan acertada como perturbadora con su proyecto fotográfico llamado Sur-Fake (Sur-Falsa), en el que los rostros de la gente es succionada por (principalmente) teléfonos celulares, lo que resulta en una directa crítica de nuestra dependencia y adicción a la tecnología, que llega incluso a privarnos de nuestra propia vida.

Publicidad

¿Qué te pareció?