28 personas con terribles intentos de tatuajes. ¡El #8 es el más lamentable!

Imagen de Ramiro Vargas
Ramiro Vargas 22/04/2016 0 visitas

Ya en más de una ocasión hemos mencionado que tatuarse es una decisión que no resulta fácil de hacer debido a que el diseño que será puesto en tu piel te acompañará desde el momento que sea entintado en tu cuerpo hasta el final de tus días, además de dejar en claro que tomar la decisión de hacerse un tatuaje sin pensar mucho en el diseño te puede llevar a arrepentirte por completo con el resultado, dejándote solo con la opción de deshacerte de tu diseño fallido con soluciones costosas, ya sea eligiendo el método de eliminación, el cual muchas veces no suele ser una respuesta definitiva por las marcas y cicatrices que generalmente suelen dejar, o el método de cobertura, el cual requiere de recubrir el diseño con un mejor y más grande tatuaje, opción que suele resultar también bastante cara.

Pero, a pesar de que este tipo de advertencias abundan en varios lados, todavía existen personas que no llegan a pensar mucho en las consecuencias de sus decisiones y que deciden visitar algún lugar de tatuajes sin tener idea de lo que quiere, o peor aun, estando en un estado de evidente ebriedad, obteniendo como resultado algunos de los tatuajes más nefastos de la humanidad. Los siguientes son algunos ejemplos de este tipo de tatuajes horribles que seguramente te harán pensar mejor a la hora de querer tener tu propio tatuaje.

1. Este elfo sátiro condenado a tocar en el infierno.

Este elfo sátiro condenado a tocar en el infierno.
yes-nia987 Monday 15th of October 2018 12:27:29 PM
Esta súper
Responder
Loading...
Ve más comentarios

2. Ni un diamante más grande sería suficiente para darle algo de clase a este tatuaje.

Ni un diamante más grande sería suficiente para darle algo de clase a este tatuaje.

3. Otro tatuaje merecedor del infierno, con su diablillo incluído.

Otro tatuaje merecedor del infierno, con su diablillo incluído.

4. A veces la intención no es todo lo que cuenta.

A veces la intención no es todo lo que cuenta.