¿Sabes cómo se hacen las guitarras acústicas? Aquí te revelamos el secreto.

Publicidad

La música ha formado parte de la humanidad y a lo largo de nuestra existencia, y esta ha sido parte de parte de un gran grueso de las culturas alrededor del mundo, muchas de ellas desarrollando sus propios sonidos e instrumentos, los cuales se ven afectados por cuestiones psicológicas, sociales, culturales e históricas de cada región y sus correspondientes legados.

Claro que en la actualidad existen varios instrumentos que resultan ser muy populares alrededor del mundo, sufriendo un gran número de evoluciones con el paso del tiempo, y uno de los más populares desde hace mucho tiempo ha sido la guitarra, volviendo sus orígenes algo difíciles de descifrar, ya que las evidencias arqueológicas llegan a apuntar a que su creación podría remontarse incluso has a unos 1,000 años antes de Cristo.

Sin saber a ciencia cierta, hay especulaciones que dicho instrumento pudo haber sido introducido en la península ibérica en los tiempos de la conquista musulmana sufrida por este lugar hace miles de años atrás. Si bien el instrumento actual no se parece en nada a las antiguas cítaras o las viejas mandolinas, comparte con estos instrumentos muchas similitudes que le han mantenido entre el gusto del público y de los músicos por largo tiempo.

Y evidentemente, en la actualidad los métodos para construir las guitarras acústicas de antaño llegan a contar con el apoyo de una tecnología vanguardista, pero conservando algunos de los pasos artesanales de antaño, para poder llegar a lograr los mejores resultados que se puede esperar crear estos instrumentos que seguramente seguirán dominando el gusto del público y los músicos en general.

Publicidad

1. Conservando el material por varios años

Conservando el material por varios años
El material que suele usarse de manera común suele ser la picea y el cedro, aunque también la madera de abetos resulta ser un material bastante común en la fabricación de estos instrumentos. Estas maderas llegan a ser conservadas por varios años y supervisados por personal de calidad para asegurar la selección de la mejor madera para la realización de la madera en el mejor momento.

2. Dándole forma al mástil

Dándole forma al mástil
El primer paso que se realiza es el armado del diapasón, juntando las piezas necesarias para un mástil y clavijero estable y resistente. Tras el armado inicial, los mástiles se guardan en un lugar con un ambiente cuidadosamente controlado en un período aproximado de 4 semanas, en un proceso de endurecimiento requerido para asegurar aún más la estabilidad de las piezas.

3. Complementando el el mástil con el diapasón

Complementando el el mástil con el diapasón
Tras su período de endurecimiento, se construye de manera separada la parte del diapasón, la parte que contará con los trastes al final de su construcción. Pero antes de ello, estas partes se van lijando y detallando para darle las formas finales a estas piezas, y cuando están preparadas para pegarse, ambas se juntan con la ayuda de una prensa que ayuda a otorgar la presión y el tiempo necesario para otorgar una conexión sólida entre estas piezas.

4. Preparando las tapas frontal y trasera

Preparando las tapas frontal y trasera
Los métodos más artesanales no hacen uso de prensas para unir dos pedazos de madera juntos y preparalos para que sean tanto duros como flexibles y puedan cumplir con la tarea requerida de cubrir el cuerpo de la guitarra para lograr el mejor sonido deseado, ya que dependiendo del agujero realizado para su tapa trasera es que llegará a contar con un sonido específico.

5. Dándole forma a la guitarra

Dándole forma a la guitarra
Para otorgarle al instrumento la forma deseada, se utilizan unas prensas dobladoras en las que se dejan un tiempo para obtener las formas deseadas del cuerpo principal, y tras un tiempo estas dos partes son unidas y pegadas, y se colocan en unas cajas que nivelaran estas piezas para pegar las tapas frontales y traseras.

6. Realizando los últimos detalles

Realizando los últimos detalles
Para poder darle los últimos detalles, la guitarra es pintada con un sellador, el cual es aplicado en 3 ocasiones para obtener su acabado final; la primer capa de sellador se deja secar un día, el segundo de 3 a 7 días, y la última capa llega a dejarse un total de 7 días. Después de este paso el cuerpo se lija cuidadosamente, y el diapasón y el muelle son pegados al cuerpo cuidadosamente. Tras la unión del diapasón al cuerpo, los trastes son instalados cuidadosamente para al final instalar las cuerdas y las clavijas del clavijero.
Publicidad
Imagen de Ramiro Vargas
Ramiro Vargas 19/08/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?