La ilustradora Gemma Correll muestra en un divertido mini comic cómo es la vida diaria de una persona con ansiedad y depresión

Imagen de vcont
vcont 06/06/2017 0 visitas

Salir al paso diariamente es una lucha para todos, pero estas batallas son especialmente duras para quienes padecen desórdenes mentales. Pocos tienen idea de lo difícil que para estas personas puede llegar a ser completar tareas tan simples para otros, como es salir a la calle o realizar una llamada telefónica. Es así como la La ilustradora Gemma Correll, que batalla con ansiedad y depresión desde que era adolescente, se ha inspirado para crear un tierno y divertido cómic que ilustra los dilemas diarios que ella ha vivido en carne propia.

La carrera de esta joven artista va en ascenso, pero eso no quiere decir que no haya pasado penurias para superar los límites impuestos por toda clase de sensaciones, sentimientos y pensamientos que, simplemente, no es capaz de controlar a voluntad. Su mente, brillante y a la vez oscura y peligrosa, le ha jugado malas pasadas,no obstante, esto no ha sido impedimento para que sus trabajos hayan sido publicados en The New York Times, Oxford University Press y hasta la revista Emirates Airlines Open Skies.

1. Depresión tropical

Depresión tropical
Con este proyecto, la ilustradora pretende motivar a las personas a “hablar con mayor libertad sobre la ansiedad" y otros problemas como la depresión, que afectan al menos a un 30% de la población, particularmente a adolescentes y jovenes adultos en plena etapa productiva.

2. Más allá de una mente sin fronteras

Más allá de una mente sin fronteras
“Estoy segura de que me habría sentido mejor siendo una adolescente con ansiedad si en ese tiempo hubiera sabido que NO era la única experimentando todos esos miedos” Apunta Correll.

3. Lluvia de ideas

Lluvia de ideas
Uno de los síntomas que más aqueja a las personas con ansiedad y depresión es un patrón incontrolable de pensamiento veloz y desordenado que impide la concentación y dificulta el descanso.

4. Sin pausa y sin freno

Sin pausa y sin freno
El pensamiento desordenado agota, frena la productividad y la creatividad y produce un estadío de inquietud que permanece hasta cuando la persona afectada está en reposo.