Los lujos y extravagancias de J.K. Rowling en los que gasta su fortuna

La autora británica, J.K. Rowling, se da sus gustitos de vez en cuando.
Imagen de mitziarlene
mitziarlene 10/10/2018 0 visitas

J. K. Rowling es una escritora, productora de cine y guionista británica, conocida por ser la autora de la serie de libros de “Harry Potter”, “Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos”, “Quidditch a Través de los Tiempos” y “Los Cuentos de Beedle el Bardo”, que juntos han superado los quinientos millones de ejemplares vendidos.

Este éxito literario supuso que la Sunday Times Rich List de 2008 estimase la fortuna de Rowling en 560 millones de libras, lo que la situó como la duodécima mujer más rica en el Reino Unido. Además, Forbes ubicó a Rowling en el cuadragésimo puesto en su lista de las celebridades más poderosas de 2007, y la revista Time la seleccionó como “Personaje del Año” en el mismo año, resaltando la inspiración social, moral y política que le ha dado a los personajes de Harry Potter.

Y es de esperarse, pues el éxito que obtuvo con “Harry Potter” le otorgó además de un contrato millonario de publicación, un contrato también muy jugoso al ceder los derechos de su historia para adaptarla a la pantalla grande, así que imagínate cuánto dinero tendrá J. K. Rowling en su cuenta…

Por lo que no es sorprendente esperar que la autora británica gaste algunos cuantos millones en ciertos lujos y extravagancias, que bien merecidos se los tiene.

1. Vacaciones en la playa.

Vacaciones en la playa.

Crédito: Blog Spot.

Pagó 15 mil dólares por unas vacaciones de un fin de semanas a las Islas Galápagos con su esposo.

2. La cabaña de Hagrid.

La cabaña de Hagrid.

Crédito: Flickr.

Pagó para construir una réplica exacta de la cabaña de Hagrid en Escocia como casa para vacacionar.

3. El yate de Depp.

El yate de Depp.

Crédito: The Steeple Times.

Le compró su yate a Johnny Depp por 35 millones de dólares.

4. Parques temáticos.

Parques temáticos.

Crédito: Pinterest.

Con la intención de cobrar menos regalías, puso la condición de inspeccionar cada parque temático de Harry Potter antes de su apertura para dar su aprobación.