Estos son los libros prohibidos por el Vaticano. ¡No creerás las razones!

Imagen de StaffDevRS
StaffDevRS 04/08/2017 0 visitas

Desde mediados del siglo XVI el Vaticano dio a conocer un documento al que llamó Índice de Libros Prohibidos. Se trataba de una lista con más de 500 obras que los católicos tenían estrictamente prohibido leer o difundir. La medida se tomó en pleno auge de la imprenta y mientras la Reforma Protestante amenazaba la autoridad de la Iglesia.

 

En este contexto de crisis del Vaticano, amenazado por la difusión de ideas nuevas gracias al invento de Gutenberg (el padre de la imprenta) y a las nuevas ramas del cristianismo que se esparcieron con la reforma de Lutero, se desarrolló esta lista con libros que se consideraban heréticos, que hablaban de sexualidad o que contenían ideas políticas novedosas.

 

Un grupo de religiosos reunidos alrededor de la Sagrada Congregación del Índice se encargaba de revisar las publicaciones y, junto con el Papa, determinar qué libros quedaban prohibidos y cuáles no. En el mejor de los casos, se obligaba a los autores de las obras a cambiar o borrar determinados pasajes.

 

Bajo este código la censura se dividida en tres tipos: autores cuya obra total estaba prohibida, autores con una o varias obras prohibidas, autores prohibidos ipso facto por ser incompatibles con la fe.

 

Entre este grupo de autores estaban Rabeleis, Descartes, Montesquieu, Copérnico y Kant. También se incluían obras como Los Miserables, de Victor Hugo; Madame Bovary, de Flaubert; Papá Goriot, de Balzac. Y ya en el siglo XX, Toda la obra de André Gide y Sartre.

 

No fue sino hasta 1966 que el papa Pablo VI decidió no continuar con esta lista que se actualizaba de manera regular. Sin embargo, la lista quedó para la posteridad aunque ahora se siguen prohibiendo ciertas lecturas aunque sin amenazas con castigos como la excomunión. Entre los últimos señalados destacan las novelas El código Da Vinci y la serie de Harry Potter, a la que señalan de incitar a los niños en asuntos de magia y brujería.

1. La revolución de las esferas celestes

La revolución de las esferas celestes

Crédito: Dominio Público.

Publicado por primera vez en 1543, en este libro el astrónomo Nicolás Copérnico lanzaba su teoría, rechazada ipso facto por el clero, de que la tierra y los otros planetas giraban alrededor del sol, y no al revés, como sostenía el geocentrismo que colocaba al planeta tierra como centro del universo. Usando un modelo matemático, Copérnico se apoyó en las observaciones hechas con anterioridad por Galileo Galilei, para demostrar su teoría del heliocentrismo.

2. El contrato social

El contrato social

Crédito: Internet.

La principal tesis de este libro de Rousseau de que todos los hombres son iguales se oponía radicalmente al sustento de la sociedad dividida en castas establecidas por Dios, con la aristocracia y la Iglesia por encima de todas las demás. Rousseau parte diciendo que todas las personas nacen libres e iguales por naturaleza. Sin embargo, continúa, por todas partes se encuentra encadenado. Se dice que el libro fue fundamental para la revuelta social que culminó en la Revolución Francesa.

3. Justine o los infortunios de la virtud

Justine o los infortunios de la virtud

Crédito: Dominio Público.

La inocente Justine va por la vida intentando preservar a como sea su virtud, entendida esta como su virginidad y su pureza. Sin embargo, por más que se opone al "vicio", a su alrededor se presentan toda clase de personajes que la incitan a un mundo donde la violencia sexual es la norma. Publicada por primera vez en 1787, de manera anónima, provocó un escándalo desde su aparición y no se tardó en comprobar que el Marqués de Sade era el autor, al que se calificó de sádico, razón por la cual fue encerrado de por vida en un manicomio.

4. Los miserables

Los miserables

Crédito: Internet.

Tras casi 20 años en la cárcel por robar un pan para alimentar a su familia, el expresidiario Jean Valjean trata de reincorporarse a la vida en sociedad, pero en todos lados es rechazado por ser un exconvicto. La novela de Víctor Hugo es un mural de la sociedad francesa de la primera mitad del siglo XIX, en donde se denuncian males como la desigualdad social, la ética y la religión. El Estado es visto como un ente opresor que se abalanza sobre los individuos. Desde el principio, la Iglesia vio con malos ojos este discurso en contra de la autoridad y cierta tendencia a la sensualidad por parte sus personajes.