Costumbres extrañas y fascinantes de la era victoriana

¿Has escuchado hablar de las prácticas que realizaban las personas que vivieron en la era victoriana? En este post podrás ver algunas de las más llamativas.
Imagen de vcont
vcont 06/06/2017 0 visitas

La era victoriana, que fue marcada por el dominio de la reina Victoria (1837- 1901); fue una época próspera en la Gran Bretaña debido al gran avance de la industria y la ciencia. Pero que el hecho de que esta etapa moldeara el rumbo del pensamiento moderno del país.

Asimismo, no implicó que las supersticiones y las creencias extrañas desaparecieran como si nada. Muy por el contrario, las teorías científicas erróneas y la tecnología en ciernes cultivaron muchas costumbres y hábitos curiosos; que hasta la fecha siguen siendo tema de conversación.

La era victoriana dejó reconocidas personalidades

Esta época dejó un legado muy importante; como por ejemplo autores que hasta el día de hoy son reconocidos. Dichas personalidades son nada más y nada menos que: Charles Dickens, Darwin, Virginia Woolf, Lewis Carroll, Beatrix Potter; entre otros.

Por esta razón, no es de extrañarse que sean llamativas sus costumbres. Debido a que, en estos tiempos sucedieron eventos importantes para la historia, como pestes, disturbios sociales; y el desarrollo industrial. Además, formó parte de un período de paz en relación a conflictos con otros países.

Costumbres que solo se practicaron en esta época

En este post te presentaremos las costumbres más extrañas que se practicaron en la era victoriana. Existen muchas costumbres ligadas a la superstición; debido a que de un 25% a un 50% de las personas morían en cirugías; practica que se inició en aquel entonces y donde se utilizaba como anestésico bebidas alcohólicas como el whisky.

En este sentido, todo lo que ocurría inspiró a obras literarias de género gótico y detectivesco. Porque ocurrían sucesos verdaderamente oscuros, como asesinatos en serie, experimento con cadáveres y la reina Victoria siempre vestía de negro.

Enseguida encontrarás algunos de lo ejemplos que más han llamado la atención. Sin duda, para la época actual, resultan muy curiosas todas las prácticas de la era victoriana.

1. Los espectáculos de las bellas durmientes

Los espectáculos de las bellas durmientes
Durante esta época se popularizaron los espectáculos en los que la gente observaba mujeres que supuestamente dormían permanentemente. Las mismas, permanecían sin tomar alimento alguno y por supuesto; sin orinar ni moverse de su sitio. En esta rara costumbre, las mujeres participantes (siempre bellas y saludables); posaban por horas como bellos objetos de lujo para disfrute del público. Que ingenuos, muchas de las veces solía creer que de verdad dormían sin despertar nunca.

2. Los shows de fantasmagoria

Los shows de fantasmagoria
Los múltiples experimentos ópticos que dieron origen al cinematógrafo dejaron en el camino interesantes recursos para hacer proyecciones visuales. Uno de los más destacados es la cámara obscura, que sirvió para crear extraños shows donde se mostraban secuencias terroríficas por retroproyección. La misma, era una técnica con la que era posible hacer que las imágenes se encogieran; crecieran súbitamente y cambiaran de posición de manera casi mágica. Estos espectáculos se acompañaban de presentadores macabros rodeados de personajes con bizarros disfraces, humo y velas.

3. Las fotografías sin cabeza

Las fotografías sin cabeza
Los victorianos parecían gente de aspecto terriblemente serio y formal, sin embargo, se divirtieron como locos haciendo fotomontanjes. Uno de los más curiosos, en parte debido a que claramente se hacían por diversión; eran aquellos donde la cabeza aparecía separada del cuerpo.

4. Las tarjetas de desamor

Las tarjetas de desamor
Muchas damas en esta época utilizaban tarjetas con las que, no siempre de la manera más suave pero sí bastante clara; rechazaban las insinuaciones de los hombres en las que no estaban interesadas. Lo más curioso es que estas tarjetas pronto se utilizaron para enviar insultos de una manera "propia y condescendiente".