Cosas desagradables que hacían los reyes y reinas de la antigüedad

No importa que hayan sido parte de la realeza, ellos también tenían hábitos muy desagradables.
Imagen de mitziarlene
mitziarlene 14/12/2017 0 visitas

Hemos visto muchas películas que relatan la vida de reyes pasados, cómo fue su vida mientras gobernaban todo un reino, con sus ventajas y desventajas y algunos de los escándalos más conocidos sobre su reinado, muchos de ellos hasta la fecha son muy conocidos y son parte realmente importante en la historia de ciertos países.

Sin embargo, muchas veces las caracterizaciones o comportamientos que vemos en las películas o series de cómo fueron los reyes, no son tan cercanas a la realidad, no capturan algunas actitudes y comportamientos que en verdad tenían estos miembros de la realeza.

Uno pensaría que como reyes, serían limpios, pulcros, higiénicos, lo cierto es que era todo lo contrario y muchos reyes de la historia en realidad hacían cosas bastante desagradables que ni siquiera te imaginas. Tal vez los reyes nos los han pintado de una forma completamente distinta a lo que en realidad eran y a pesar de llevar sangre azul, estos reyes eran bastante asquerosos.

1. Rey Farouk de Egipto.

Rey Farouk de Egipto.
Este rey en realidad tenía un gusto como muchos hombres; tenía una gran colección de pornografía que contrabandeaba en barcos.

2. Rey Carlos II de Inglaterra.

Rey Carlos II de Inglaterra.

Crédito: El Mundo.

Él hacía pelucas con los vellos públicos de las mujeres con las que tenía intimidad.

3. Rey Enrique VIII de Inglaterra.

Rey Enrique VIII de Inglaterra.

Crédito: Blogger.

Este rey tenía un sirviente que cargaba con una bacinica para que el rey hiciera sus necesidades cuando le placiera y aunque no lo creas, este puesto era muy deseado por muchos, pues era el de una persona que se la pasaba todo el día con el rey.

4. Christian VII de Dinamarca.

Christian VII de Dinamarca.

Crédito: Wikimedia.

Este rey en particular era juzgado de loco y es que sufría de masturbación crónica, y es que en realidad este rey de Dinamarca sufrió de algunos problemas mentales.