Descubre cuáles son los errores que todos cometemos al tomar cerveza. ¡No hagas el ridículo!

Imagen de StaffDevRS
StaffDevRS 13/08/2017 0 visitas

La cerveza es una de las bebidas más consumidas del mundo. Hay de muchas variedades con distintos grados de alcohol, matices de sabor, colores y consistencias. La mayoría decide no complicarse la vida y agarrar del refrigerador un six de la cerveza más barata. Si tu propósito es embriagarte lo más pronto posible para sentir ese efecto liberador que proporciona el alcohol, te aseguramos que estás dejando pasar de lado una de las experiencias más fascinantes que da la cerveza.

 

Se produce con granos de cebada germinados que se fermentan con levadura y se aromatiza con lúpulo. Esa es la receta base. A partir de ahí, muchos productores deciden variar el procedimiento para darle toques distintos, lo que da origen a las distintas variedades: estilo belga, estilo irlandés, estilo argentino, determinados por el grado de amargor, el grado de alcohol, el color y los distintos sabores y olores que adquiere durante el proceso que van de los toques de chocolate a café, frutas silvestres e incluso amaderados como si se tratara de un ron añejado durante años en barricas de roble.

 

Para que beber cerveza se convierta no solo en ese agradable desparpajo que vamos sintiendo a medida que nos emborrachamos sino en una experiencia gourmet que se viva con todos los sentidos, presentamos esta lista de los peores errores que cometemos cuando bebemos cerveza y que empobrecen el sabor de nuestra bebida y la convierten en una experiencia amarga que nos provoca un rictus en la boca.

1. Beber directamente de la botella

Beber directamente de la botella

Crédito: Internet.

Por comodidad la mayoría toma la cerveza directamente del envase. Ninguna bebida consumida de esta manera nos dejará disfrutar de sus compuestos al cien por ciento. Para degustar el alcohol es necesario usar un tarro o una copa cervecera que por su diseño hará que se mantengan no solo la temperatura, sino los distintos matices que podrás descubrir al acercar tu nariz a la boca del tarro o copa.

2. Enfriar el tarro

Enfriar el tarro

Crédito: Internet.

Uno de los errores más comunes es meter el tarro o la copa al congelador antes de servir la cerveza. En muchos bares incluso cometen esta equivocación. Lo recomendable es humedecer el tarro en agua fría, dejar que se escurra y entonces verter el líquido. Otro error es servir la bebida con cubos de hielo. Esto solo aguará la cerveza, por lo que estarás consumiendo una bebida rebajada y de sabores enrarecidos.

3. Evita las malas compañías

Evita las malas compañías

Crédito: Internet.

No cualquier snack es ideal para beber con cerveza. El queso, por su textura untuosa, no estorba con el sabor de la bebida como sí ocurre con los alimentos preparados con aceite. Lo ideal son las semillas, jamones, salamines, aceitunas. Si te encuentras en una cena, los platillos que maridan muy bien con la cerveza son las pizzas, pollos, pescados y brochetas de res con vegetales.

4. Beberla muy fría

Beberla muy fría

Crédito: Internet.

En países como Alemania o República Checa la cerveza la sirven “al tiempo”, lo que no significa precisamente caliente. En México, lo más común es que la bebamos fría, y no es que esté mal, pero tampoco la pidamos como si fuera hielo frappé porque entonces los componentes de la cerveza desaparecerán por completo. Lo ideal es que las cervezas rubias se sirvan a una temperatura que oscile entre los 5 y 8º, mientras que las oscuras entre los 8 y 12º.