Estos son los amos de la comedia de albur en el cine mexicano de ficheras

Imagen de StaffDevRS
StaffDevRS 17/08/2017 0 visitas

Eran los años ochenta y el cine mexicano estaba invadido de películas de ficheras o sexycomedias. En las primeras destacaron las actrices con sus cuerpos semidesnudos, en las segundas los actores cómicos albureros. Solo durante la época de oro del cine nacional (1939-1950) se había creado un star system que generara tanta taquilla como la que provocaron los amos del albur y las exuberantes vedettes que siempre aparecían bailando en poca ropa.

 

Con las sucesivas crisis que vivió el país en esa década, el cine se volvió barato, práctico, en una toma se rodaban cinco minutos de película y listo. Si el cine dejó de tener cualidades estéticas o un uso por lo menos elemental de la técnica narrativa, sobresalió por sus diálogos, siempre ingeniosos, siempre irreverentes, casi espontáneos, con los que el público mexicano se carcajeaba en la butaca o, ya con el Beta o VHS en pleno proceso de expansión, frente a su televisor y su videocasetera.

 

A continuación presentamos una lista de los mejores cómicos albureros que dieron las llamadas “sexycomedias” del cine ochentero y que, tras la firma del TLC a inicios de los 90, dejaron de tener su cuota obligada en las salas de cine, por lo que dejaron de ser un negocio rentable.

 

1. Alfonso Zayas

Alfonso Zayas

Crédito: YouTube.

Fue el amo del albur y el doble sentido. Quién sabe cómo le hacía, pero siempre se ligaba a las más guapas de sus películas, incluso si usaba esos calzones de leopardo con que se dejaba ver. A su lado, como en cualquier video de adultos, las mujeres siempre estaban en ligueros (la moda sexy de los ochenta) y dispuestas a complacerlo como si se tratara de Marlon Brando. Para muchos mexicanos feos y panzones era el ejemplo del sí se puede. Entre sus cintas más famosas destacan La Pulquería, Tres mexicanos ardientes, Las cariñosas y Esta noche cena Pancho.

2. Tun Tun

Tun Tun

Crédito: YouTube.

José René Ruiz, mejor conocido como Tun Tun, no pudo haber tenido mejor inicio de carrera. Debutó en el cine en 1949 al lado de Germán Valdez “Tin Tan” y Fanny Kauffman “La Vitola” en la película El rey del barrio. Tras el éxito de taquilla, Tun Tun se convirtió en una presencia recurrente del cine mexicano de la época. Incluso, llegó a trabajar en Broadway y en el programa de televisión de Ed Sullivan. En los ochenta, como la mayoría de los actores, tuvo que hacer cine de ficheras y de albures para sobrevivir. Sin embargo, cada vez que salía a cuadro la gente se carcajeaba por esa disparidad entre su estatura y su rostro de facciones duras. Sus cintas más populares: ¡Qué buena está mi ahijada!, El ratero de la vecindad, Tres lancheros muy picudos y toda la serie de La guerrera vengadora, al lado de Rosa Gloria Chagoyán.

3. Rafael Inclán

Rafael Inclán

Crédito: Mubi.

Ha sido uno de los pocos actores que logró hacer la transición del cine de ficheras al llamado “nuevo cine mexicano” y a la televisión abierta. Ha participado en más de 80 películas. Lo mismo ha protagonizado El día del compadre, que El coronel no tiene quien le escriba, junto a Marisa Paredes, Fernando Luján y Salma Hayek. Quizá de todos los comediantes del albur era el más desangelado, pero eso no fue impedimento para que tuviera hits de taquilla (y de renta en videoclubs) como Macho que ladra no muerde, Se me sale cuando me río, Emanuelo (una parodia de la película francesa Emmanuelle), aunque su mayor éxito fue Las aventuras del Mofles, la cual se convirtió en una saga.

4. César Bono

César Bono

Crédito: Frontera Films.

Desde el principio, César Bono destacó por su peculiar voz, aguardentosa y chillona por igual, que le sirvió para que siempre le dieran personajes del amigo patiño de Alfonso Zayas o Rafael Inclán. Casi nunca se ligaba a la guapa de la película, por lo regular solo le tocaba ver, o escuchar. También trabajó en la televisión, en la serie Mi secretaria. Ya en el nuevo siglo hizo la transición al teatro con la exitosa puesta en escena Defendiendo al cavernícola, además de algunas incursiones en el doblaje de películas de Pixar.