Objetos inútiles que son coleccionados en el Museo del Fracaso de Suecia

Imagen de Ramiro Vargas
Ramiro Vargas 21/06/2017 0 visitas

Cuando observamos a los más famosos inventos y productos que suelen dar origen a las más vanguardistas y populares tendencias alrededor del mundo, por lo general solemos escuchar mucho sobre aquellas historias de éxito que llegaron a transformar una idea en ese objeto que marcó un antes y un después en la tecnología y la sociedad.
Pero incluso aquellos interesados en desarrollar una nueva idea suelen enfocarse solo en las historias positivas, sin darse la oportunidad de conocer la gran cantidad de fracasos que sucedieron para poder llegar a realizar el exitoso producto que maravilló a todo el mundo.
El Museo del Fracaso ubicado en la ciudad sueca de Helsingborg, es un lugar que se especializa en coleccionar y recolectar gran cantidad de productos fallidos que en alguna ocasión se intentaron vender, pero que por su pobre diseño o rendimiento entre muchas otras razones solo fueron merecedores del fracaso.
En esta lista mostramos algunos de los peores productos exhibidos en este peculiar museo, varios de los cuales te sorprenderán con sus descabelladas ideas y diseños.

1. Samuel West.

Samuel West.

Crédito: 22 Words.

Este es Samuel West, quien se ha dedicado en darle vida al "Museo del Fracaso" en la ciudad de Helsingborg, Suecia. El lugar es más que nada un lugar de celebración a la innovación, pues detrás de los grandes éxitos suelen existir gran cantidad de fracasos.

2. N-Gage.

N-Gage.

Crédito: Imgur.

El N-Gage era un híbrido de smartphone y consola portátil que fracasó por su pobre e impráctico diseño.
juansdelgado Thursday 27th of September 2018 12:47:30 PM
no fracasó por el diseño sino por la poca información de juegos y disponibilidad
Responder
Loading...
Ve más comentarios

3. Apple Newton.

Apple Newton.

Crédito: Forbes.

Apple Newton fue el primer asistente personal que no pudo posicionarse en el mercado por su lenta interfaz.

4. Trump The Game.

Trump The Game.

Crédito: Telegraph.

Donald Trump aprobó este juego de mesa que nunca llegó a tener éxito. Digo, ¿qué esperaba?